martes, 3 de julio de 2012

Demonio: La Caída - Introducción




Todos tenéis grabado el momento del juicio... Lucero del Alba cargado de cadenas fuego arrodillado frente a los  Ophanim y las huestes de Miguel.
Nos condenaron…. Nos condenaron  por nuestro amor a la humanidad. Nuestra rebelión era justa, ¿cómo podíamos amar a los seres humanos y al mismo tiempo permanecer impasibles viendo como la más maravillosa de las creaciones desperdiciaba todo su potencial? ¡Nos necesitaban!. Las ordenes de Dios eran contradictorias y cuando el más grande de los Ángeles manifestó su disconformidad y se dispuso a “desobedecer” muchos entres las legiones del Cielo no dudamos en seguirlo. La guerra fue larga y sangrienta y combatimos a todos los niveles de la realidad. Aprendimos a alimentarnos de la fe de los humanos ya que la luz de Dios se nos negó. Aprendimos y sufrimos el concepto hasta entonces desconocido del asesinato. Por fin conocimos lo que era amar y odiar libremente. Luchamos pese a la adversidad, persistimos aun cuando los terribles Malhim sesgaron nuestras filas, protegimos a nuestros seguidores humanos de la Ira de Dios, desafiamos a los cielos... Todo era posible con Lucero del Alba liderándonos.  
Pero la Edad de la Ira termino, fuimos derrotados. La humanidad no desarrollo su potencial lo suficientemente rápido y entre nuestras filas alguien nos traiciono. Miguel sometió a Lucifer…. pero aun ese momento tan aciago nuestro líder mantuvo  la cabeza bien alta,  mirando al firmamento, aun desafiando a Dios. Orgullosos afrontamos el juicio sin pedir clemencia ni mostrar miedo, pero en contra de lo que esperábamos nuestro castigo no sería la destrucción sino un destino mucho más cruel: “El Abismo”. Una prisión metafísica más allá de los reinos de la muerte donde los caídos tendríamos toda la eternidad para reflexionar sobre nuestro error. Acatamos la condena sin titubear y uno por uno nos fuimos arrojando al Abismo.  Preferíamos enfrentarnos a las tinieblas que doblar la rodilla de nuevo ante un Dios indiferente pero nadie estaba preparado para el terrorífico vacio que nos esperaba.
En el Abismo solo había oscuridad, nos separaron de nuestra amada humanidad y lo único que traspasaba los indestructibles muros de esa prisión era el sufrimiento de las almas de los muertos en su viaje hacia su disolución final. Olvidados por la creación y aislados del mundo por el que luchamos, ese infierno nos empezó a transformar….nuestro idealismo y nuestro amor se tornaron en resentimiento y en odio. Y muchos de los nuestros terminaron por enloquecer “Atormentados” por esta tortura del vacío. Pero hubo algo que hizo aun más insoportable este destino, Lucero del Alba: nuestra luz, nuestra esperanza, nuestro gran líder, no estaba en el Abismo….Nadie sabe que sucedió cuando todos nos precipitamos a la prisión y únicamente quedo Lucifer en el juicio.  Lo único que está claro es que no fue condenado al Abismo.  ¿Dios le habría reservado un castigo especial? ¿Habría sido destruido? ¿Lucifer habría suplicado finalmente perdón de Dios? ¿ Nuestro gran líder nos habría traicionado?.,,,
Los cinco grandes generales de Lucifer estaban seguros de que este les había traicionados y se declararon así mismos los Archiduques del Infierno tratando de imponer su autoridad ante los hastiados Elohim que poblaban esa enloquecedora oscuridad. Después de siglos de confinamiento, amargura  y la certeza de que ya nadie ni nada nos recordaría ( ni si quiera los humanos por los que habíamos luchado) nuestra esencia termino de cambiar, ya no éramos puras fuerzas de creación sino entes cargados de maldad y deseos de destrucción. Cuando se perdió absolutamente la esperanza de que las puertas de la prisión se abrieran, los 5 archiduques desaparecieron de abismo. A partir de entonces otros importante Caidos desparecierón, empezó a circular el rumor de que los humanos habían conseguido una forma de poder sacarnos del Abismo. Pese a todo  solo los Caidos más poderosos pudieron volver a la Creación. Pero al final esa vía también desapareció y la humanidad  nos volvió a olvidar. Y nada se supo de los Elohim que consiguieron escapar.
Pero después de  incontables siglos de cautiverio, una monstruosa tormenta espiritual (cuyo origen se desconoce) consiguió agrietar las puertas del Infierno, y de esta forma los caídos de menor rango pudimos volver a la Creación. Fue terriblemente desconcertante darse cuenta de que ni Dios, ni Miguel, ni sus huestes vengadoras estaban esperadonos a la salida. El mundo al que habíamos vuelto era otro, la humanidad lo había definido de una forma más simple con un solo nivel de realidad y unas estrictas leyes de causalidad. Habían olvidado completamente la Edad de la Ira y hasta a su propio creador. Dios parecía haber desaparecido. Tampoco encontramos a nuestro líder Lucifer. La humanidad se había hundido en una apatía gris que había prácticamente extinguido su esencia divina. A pesar de ello, pronto descubrimos que aun podíamos destilar su fe de forma que alimentaran nuestros poderes como en la Era de la Ira (aunque en mucha menor medida).También nos dimos cuenta que la única forma de evitar que el Abismo no absorbiera de nuevo, era fundirnos espiritualmente con un ser humano… poseerlo. Esto  ha tenido unas consecuencias inesperadas en nuestra esencia, por un lado a atenuado drásticamente nuestro tormento pudiendo volver a sentir amor y esperanza como antes de nuestra condena pero por otra nuestra identidad, sentimientos y recuerdos se han contaminado con los de nuestro huésped condicionando en gran medida nuestros objetivos y conducta.
Ahora somos libres para decidir nuestro destino y el de la humanidad. Ha estallado una lucha por el control de la influencia sobre los hombres entre nosotros, se dice que el tiempo del Juicio Final esta cerca pero aun hay muchas incógnitas sobre cómo se producirá el acto final.


2 comentarios:

Dominic Craven dijo...

Ya sabes que no estoy muy ducho en lo referente a los juegos de rol, pero esta entrada me ha gustado, parece el inicio de algo que tendrás que desarrollar mas adelante y que sinceramente espero leer.

Como ya sabes que soy propenso a sacar punta, descontextualizo este fragmento: "….nuestro idealismo y nuestro amor se tornaron en resentimiento y en odio. Y muchos de los nuestros terminaron por enloquecer “Atormentados” por esta tortura del vacío..."

y te pregunto:
¿Como osas llamarme atormentado?

;)

Sigo sus pasos señorita Shyzzane.

Corto y Conciso dijo...

Espectaclar. Me encanta.

Aproveco para deciros que los que seais fans de este genial JDR sabed que un grupo de amiguetes, más o menos profesionales del mundo audiovisual, estamos empezando a rodar un cortometraje basado en las primeras páginas de la trilogía de novelas de Greg Stolze que escribió para ambientar este juego. Podéis seguirnos por Facebook en https://www.facebook.com/LosCaidosElDespertar

Saludos! Y gracias por visitarnos!